Videojuegos de navegador: El vasto terreno inexplorado

juegosnav-introEl gusanillo de la creación, sea cual sea el ámbito cultural hacia el que se enfoque, puede aflorar en cualquiera de nosotros. Y hay dos formas de atajarlo, o bien uno se sienta a esperar que se le pase (adoptando un gato para distraerse, por ejemplo) o bien da salida a ese ímpetu creativo que exige sacrificio y dedicación. No es fácil, y menos aún si hablamos del mundillo videojueguil. Para crear un videojuego hace falta algo más que un bolígrafo, un pincel o una guitarra. Hacen falta herramientas y conocimientos que, por diversas causas, no son demasiado accesibles ni sencillos. Esta serie de tesituras provocó que esos aspirantes a desarrolladores viraran sus ojos hacia un modelo de creación que pese a tener muchas taras permitía mostrar su trabajo a cualquiera que tuviera un ordenador y conexión a internet. Hablamos hoy, pues, de los videojuegos para navegador.

No vamos a entrar en los entresijos de la programación y publicación de estas pequeñas obras. Ese tema quedará, si acaso, para otra ocasión. Nos vamos a centrar en el videojuego de navegador en sí mismo y los diferentes enfoques que les han dado los creadores desde el principio. Una pequeña clasificación, más orientativa que exhaustiva, pero que puede servir para hacernos una idea de la importancia neta de este caldo de cultivo sin precedentes. Un vasto terreno imposible de abarcar en su totalidad.

El videojuego de navegador como trampolín

juegosnav-01No es demasiado raro, sobre todo en los últimos años, encontrarnos juegos comerciales (casi siempre indies) que tuvieron su cimentación en un juego de navegador. Uno de esos ejemplos es Closure, cuyo original para navegador se considera una versión primitiva del brillante juego de puzles en que finalmente se convirtió. Pero no sólo se aspira a publicar en plataformas de descarga, sino que algunos de ellos lograron llegar a las estanterías en formato físico, como fue el caso de n+. La aventurilla plataformera de físicas exquisitamente explotables fue ampliada y ligeramente adaptada para las portátiles DS y PSP.

juegosnav-02En cualquier caso, no resulta fácil dar el paso, y seguramente hará falta algo más que talento para llevar una idea original que triunfa por el boca a boca a una realidad comercial en la que además un grupo de personas se pueda ganar la vida. Muy probablemente, detrás de muchas de las publicaciones en las páginas anfitrionas más importantes, como Armor Games o Newgrounds, hay una aspiración. Un deseo de alcanzar el Olimpo de los desarrolladores profesionales que, por desgracia, sólo unos pocos transforman en realidad.

De cara al usuario, el uso de los videojuegos de navegador como plataforma de lanzamiento es muy interesante. Una gran porción del poder para encumbrar o apartar determinadas obras recae sobre el propio colectivo jugón, de modo que el éxito o el fracaso pasa por el apoyo o comunicación que se le dé a ese juego que tanto te ha gustado. Tras eso, existirán factores ajenos que serán los que determinen hasta dónde se llega en el plano comercial, pero sin duda el primer paso lo podemos dar nosotros. Es difícil, pero no imposible. ¿Quién dice que no puedan darse más casos como flOw, Line Rider, Alien Hominid o Defend your Castle, además de los ya citados?

El videojuego de navegador como principio y como fin

juegosnav-03Esta vertiente nos sumerge en una forma de entender esta plataforma totalmente diferente. Existen desarrolladores que realizan videojuegos para navegador sin más aspiración que la de regalar diversión. No buscan crear videojuegos comerciales y creen –más o menos firmemente– que dicha plataforma tiene todos los elementos que necesitan para hacer sus obras. Quizá tengan otros empleos asentados, o quizá simplemente no ambicionan entrar en la jungla del desarrollo profesional de videojuegos. Una opción respetable que además, en muchos casos, nos reporta colecciones de juegos bastante más depurados de lo acostumbrado. No todos tienen por qué seguir los pasos de Edmund McMillen.

juegosnav-04Dentro de este apartado me gustaría destacar a John Cooney, alias jmtb02, quien desde tiempos ya casi inmemoriales ha desarrollado juegos para navegador. En torno a noventa, en total. El caso es que este señor ha sido capaz de adaptarse y entender la plataforma de los juegos de navegador de un modo soberbio, donde muchas de sus obras sólo se entienden en ese medio y en ningún otro más. Entre sus sagas más populares están Ball Revamped (habilidad pura y dura), Achievement Unlocked (una genial sátira de los logros y los trofeos) o This Is the Only Level (intrigantes modificaciones de un mismo nivel una y otra vez). Toda su obra destila originalidad y amor por este tipo de creaciones flash que muchas veces son vistas con desprecio por el simple hecho de ser –en la mayoría de los casos– obras menores.

juegosnav-05

El videojuego de navegador como herramienta de promoción

juegosnav-06Pese a no estar muy explotada, la opción de usar este tipo de creaciones para promocionar ciertos productos existe y, en cierto modo, no es difícil de ver. No vamos a entrar en esos molestos banners publicitarios interactivos que simulan recrear algo parecido a un videojuego. Nos vamos a centrar en juegos propiamente dichos, cuyo propósito principal es dar a conocer cierto artículo. Como primer ejemplo, en la página oficial de la película ¡Rompe Ralph! se nos ofrece la posibilidad de jugar a versiones flash de los juegos más importantes de la película: Repara-Felix Jr., Hero’s Duty y Sugar Rash Speedway. Se notan esmerados en cierta medida aunque no sean más que una simple curiosidad.

juegosnav-07Sin duda pueden ser un arma muy interesante para que un visitante o cliente potencial asimile el producto, lo recuerde y lo comparta con sus semejantes. Incluso en otras ocasiones el cometido puede ir más allá. ¿Cuál es el sentido de que la web oficial de Electronic Arts contenga un surtido de juegos flash gratuitos entre los que podemos encontrar esta versión 2D de Mirror’s Edge? Entre los motivos puede estar mejorar su imagen, prolongar la estancia del visitante en la web (a ver si pica y se hace de Origin) y ese tipo de cosas. De todas formas que no os engañen, EA es el mal. Además, esta vertiente no se aplica sólo en el ámbito del comercio, puesto que organizaciones sin animo de lucro, como PETA, la han utilizado para promover sus ideales –no sin cierta polémica–.

El videojuego de navegador como banco de pruebas

juegosnav-08Esta modalidad no es absoluto excluyente con las antes mencionadas, sino más bien una nueva arista a analizar dentro del mundillo. Debido a la ausencia de exigencias de ninguna clase (más allá de las propias limitaciones del medio y las herramientas) existen juegos de navegador de cualquier tipo y género. Estrategia, acción, plataformas,… o los productos estrella: tower defense y escape the room. Sin embargo, siempre hay juegos que buscan, de forma más o menos burda, dar pasos hacia dónde nadie ha ido. Experimentos, probetas y palos de ciego. Más errores que aciertos, sí, pero por eso quizás los medios, entre los que podemos contar nuestra humilde web, deberíamos realizar la criba subsiguiente para que el usuario tenga acceso fácilmente a las propuestas más interesantes. Algunos de los juegos de navegador más disfrutables que he probado han sido gracias a otras webs compañeras que les han dado voz, como Zehn Games o DJPJ, entre otros. Por lo tanto, también os animo a que nos dejéis comentarios con vuestros juegos de navegador favoritos.

juegosnav-09

«Hola, soy una flagrante violación de copyright, ¡quiéreme!»

Es cierto que existe todo un mar de malos juegos, copias baratas de personajes existentes, clones de clones y engendros injugables u obscenos. Olvidémoslos. Es mucho más reconfortante destacar la parte positiva por pequeña que sea. Y cuando existen obras como Don’t Look Back, Gravity Duck, One and One Story o clásicos como MOTAS: Mystery of Time and Space, uno no puedo sino mantener siempre un ojo en esa incierta llanura henchida de vanidad e ingenio. De aspiraciones o de generosa dadivosidad y amor por el mundillo. Querámoslos un poquito. Se lo merecen, ¿no creen?

Artículo publicado originalmente el 14/02/2013 en ¡Pepinillo Guerrero!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s