Deus Ex

deusex-intro

Libertad sobredimensionada

El mundo del futuro es un cruel agujero infecto y corrupto. Tantos escritores y autores de ciencia ficción no pueden estar equivocados. Aunque quizá es culpa de la propia literatura, es muy cierto que cuesta imaginarse un mundo donde el desarrollo tecnológico y biomecánico sea utilizado con fines exclusivamente benignos y humanitarios. Las mayores proezas del ser humano acaban siendo meras herramientas del mal que conducen a la humanidad a un periodo de oscurantismo e involución. Esta temática es tan recurrente y la tenemos grabada tan a fuego que cuesta trabajo confiar en los hombres y mujeres del mañana. Por suerte, existen excelsas obras de ficción como la que hoy tratamos que nos ponen sobre aviso al mismo tiempo que nos permiten vestir la piel de la persona que tendrá el futuro de la civilización en sus manos: el jugador.

Sigue leyendo

Anuncios

Another World

anotherworld-intro

Artesanía videojueguil

Es curiosa la facilidad que otorgan los videojuegos para recrear entornos salidos directamente de la imaginación de sus creadores. Lo mejor de todo es que esta capacidad nunca ha necesitado una tecnología superior, sino que se ha adaptado a las condiciones imperantes de cada época. Jamás ha sido un impedimento definitivo la carencia de herramientas y plataformas superiores, ya que con talento, esfuerzo y creatividad, innumerables desarrolladores han sido capaces de plasmar, de forma totalmente verosímil, universos sorprendentes y sobrecogedores. Another World es uno de los ejemplos más claros, pues sumerge al jugador en una espiral de desconocimiento e inseguridad, en un mundo creíble donde no todas las reglas se pueden intuir y donde es imposible saber qué sucederá a continuación.

Sigue leyendo

El lenguaje del color

color-introLa comunicación, proceso a través del cual dos entidades intercambian información, puede darse mediante infinidad de lenguajes y códigos. Algunos estructurados y traducibles, como la lengua escrita; otros no verbales, como el lenguaje corporal; y otros más o menos universales, como el que hoy nos ocupa: el color. Los colores invaden nuestra vida de mil y una formas. Los elegimos al vestirnos, nos dan una pista del tiempo que va a hacer hoy, de la temperatura a la que está el acero o de la vergüenza que está pasando una chica al darse cuenta de que la miramos de reojo. Sin unas reglas definitivas, su interpretación deriva de nuestra propia experiencia e instinto milenario, el cual gracias a las distintas ramificaciones artísticas, tales como la pintura, el teatro o el cine, se ha transformado en un universo rico y lleno de matices, donde cada pincelada puede cambiar el sentido de una obra en su totalidad, haciéndola hablar sin palabras.

Sigue leyendo

Assassin’s Creed

assassinscreed-intro

Rutina espectaculoide

Imagina que tu vida, tus actos y tus pensamientos no se esfuman con la muerte. Imagina que tus descendientes portan consigo, como información genética, todo lo referente a ti y a tus antepasados. Una forma de vivir eternamente como residuo biológico en el interior del ADN de tus retoños. Una forma de ser, desde cierto punto de vista, inmortal. Ahora imagina que alguien muy inteligente inventa una máquina capaz de acceder a esa información acumulada durante milenios y seleccionar fragmentos concretos. Una máquina tan asombrosa que incluso permite al sujeto sumergirse en el recuerdo y revivir las hazañas de sus parientes más ancestrales. ¿Qué se podría hacer con algo tan extraordinario? ¿Verificar datos históricos importantes? ¿Conquistar el mundo? ¿Un videojuego mediocre? Veámoslo.

Sigue leyendo

Sunsoft y el valor añadido (segunda parte)

sunsoft2-introContinuación de: Sunsoft y el valor añadido (primera parte)

La semana pasada dejamos a Sunsoft en una situación muy ventajosa. Su lucidez, unida al efecto reclamo que tienen las licencias para el público occidental, no pasaba desapercibida y se empezó a asimilar la firma Sunsoft como garantía de calidad. No obstante, no todo en la inagotable desarrolladora orbitaba alrededor de los juegos de acción, si bien es cierto que eran los títulos de este género los que traspasaban las fronteras. Su catálogo también se alimentaba de ciertos trabajos orientados a las aventuras conversacionales, los RPG, el béisbol o el mahjong, destinados a un público objetivo difícil de encontrar en América o Europa. Una serie de “japonesadas” sin mucho interés, aunque quizá títulos como el puzlero Pri Pri: Primitive Princess en Game Boy, o la aventura de acción City Hunter en PC-Engine (Turbografx-16) puedan poseer cierto atractivo para el jugador más curioso.

Sigue leyendo

Sunsoft y el valor añadido (primera parte)

sunsoft-introDecir Sunsoft es decir nostalgia y calidad. Y es que los jugadores tendemos siempre a quedarnos con lo mejor y nos gusta ensalzar lo que nos hizo felices. Al mismo tiempo, apartamos de nuestra memoria todo aquello que no encaja con ese recuerdo idealizado, perfecto e incluso ejemplarizante. Sunsoft encaja perfectamente en nuestro esquema de enaltecimiento melancólico, pero también, por otra parte, poco se sabe de ella más allá del apogeo del que disfrutó durante los últimos años de la década de los ochenta y los primeros de los noventa.

Sigue leyendo

Toma una galleta

tomaunagalleta-introDesde la más tierna infancia hay una idea que se graba a fuego en la memoria de cada ser humano: toda acción tiene una consecuencia. Y, generalmente, esa consecuencia tiene una cierta relación con la acción cometida. Esto implica dos aspectos importantísimos. Primero, que debemos tener sumo cuidado con lo que hacemos, puesto que aunque no sea nuestra intención, nuestros actos pueden desembocar en algo muy desagradable; y segundo, que si somos inteligentes y sagaces (o, desde otro punto de vista, mansos y obedientes) podemos inducir las consecuencias deseadas. Esta tercera ley de Newton aplicada al plano psicológico se pone muy de manifiesto en el mundillo videojueguil. Las acciones cometidas por el jugador deben tener consecuencias, y en efecto, el jugador debe aprender cómo provocar los resultados apetecibles. Con el paso de los años, a los jugadores, tanto veteranos como noveles, también se nos ha grabado a fuego una serie de aspectos que ya hemos tomado como parte de la idiosincrasia del mundillo. Sin quererlo, ya somos capaces de adivinar muchas de las consecuencias que tendrán nuestras proezas o nuestras torpezas. Quizás hasta el punto de sentirnos como ratas de laboratorio, superando un intrincado laberinto sólo por seguir los dictados de un instinto que nos grita que al final del todo se encuentra la recompensa.

Sigue leyendo