El lenguaje del color

color-introLa comunicación, proceso a través del cual dos entidades intercambian información, puede darse mediante infinidad de lenguajes y códigos. Algunos estructurados y traducibles, como la lengua escrita; otros no verbales, como el lenguaje corporal; y otros más o menos universales, como el que hoy nos ocupa: el color. Los colores invaden nuestra vida de mil y una formas. Los elegimos al vestirnos, nos dan una pista del tiempo que va a hacer hoy, de la temperatura a la que está el acero o de la vergüenza que está pasando una chica al darse cuenta de que la miramos de reojo. Sin unas reglas definitivas, su interpretación deriva de nuestra propia experiencia e instinto milenario, el cual gracias a las distintas ramificaciones artísticas, tales como la pintura, el teatro o el cine, se ha transformado en un universo rico y lleno de matices, donde cada pincelada puede cambiar el sentido de una obra en su totalidad, haciéndola hablar sin palabras.

Sigue leyendo

Anuncios

Braid

braid-01

Tempus fugit

¿Puede un videojuego tener personalidad? Este atributo meramente adecuado para seres humanos en muchas ocasiones es utilizado alegremente para describir ciertas cualidades o aptitudes de una obra artística o cultural, quizá por incapacidad del autor para encontrar los adjetivos adecuados o quizá por el atrevimiento de pensar que el público objetivo al que va dirigido va a entender el concepto mejor y más fácilmente. Entonces, ¿pueden tener personalidad o no? ¿Puede un videojuego recoger fielmente las ideas más profundas de su autor de forma que el jugador sea capaz de reconocerle a través de su trabajo? Seguramente no, pero algunas obras, como Braid, ocultan sin miramientos esa línea que separa los videojuegos de las obras exclusivamente comunicativas, entre las que se engloban la literatura o el cine, de forma que todo detalle –jugable o no– tiene un propósito.

Sigue leyendo