VVVVVV

El frenético esqueleto del videojuego

Si tomamos cualquier videojuego de plataformas de los surgidos en los últimos años y le quitamos todo el maquillaje, todo elemento cuya única misión sea embellecer, nos quedaría algo con un aspecto muy similar al de VVVVVV (2010). Buscando una estética próxima a su adorado Commodore 64, Terry Cavanagh consiguió armar un videojuego sin necesidad de mostrar nada más allá de su esqueleto. Todo lo que sobrepase el mínimo necesario para identificar los elementos no tiene cabida en la fórmula visual por la que apuesta el creador irlandés.

Sigue leyendo

Anuncios

Peleando a la contra

peleando-introEn 2003, el cantante y músico Quique González publicó en su página web una carta abierta en la que, con un manifiesto cabreo, criticaba el funcionamiento de la industria musical. Entre ataques al sistema y toneladas de autocompasión, Quique explicaba por qué se bajaba del tren mainstream para iniciar una verdadera andadura independiente. Con esta decisión comenzó su búsqueda de la autenticidad por medio de la sencillez, abandonando todo condicionamiento, toda participación externa no deseada. En esa misma carta, también afirmaba que el fracaso no significaba vender poco, sino hacer una puta mierda de disco (literal).

Sigue leyendo

Braid

braid-01

Tempus fugit

¿Puede un videojuego tener personalidad? Este atributo meramente adecuado para seres humanos en muchas ocasiones es utilizado alegremente para describir ciertas cualidades o aptitudes de una obra artística o cultural, quizá por incapacidad del autor para encontrar los adjetivos adecuados o quizá por el atrevimiento de pensar que el público objetivo al que va dirigido va a entender el concepto mejor y más fácilmente. Entonces, ¿pueden tener personalidad o no? ¿Puede un videojuego recoger fielmente las ideas más profundas de su autor de forma que el jugador sea capaz de reconocerle a través de su trabajo? Seguramente no, pero algunas obras, como Braid, ocultan sin miramientos esa línea que separa los videojuegos de las obras exclusivamente comunicativas, entre las que se engloban la literatura o el cine, de forma que todo detalle –jugable o no– tiene un propósito.

Sigue leyendo

Closure

closure-intro

Si no puedes verlo, no existe

Los juegos indie se están haciendo un hueco cada vez mayor en el cada vez más saturado mercado videojueguil. Es un hecho innegable. Y el mérito es suyo. Se les puede achacar que son generalmente muy cortos, que no profundizan demasiado o que se pierden en lo conceptual, y con mucha razón; pero no es menos cierto que del nicho indie han salido muchas de las ideas más originales de los últimos tiempos. He aquí una de ellas.

Sigue leyendo