Tomb Raider

tombraider-intro

El seductor debut de la señorita Croft

Resulta curioso cómo ciertos personajes se hacen dueños absolutos del juego que protagonizan. Sólo unos pocos elegidos lo logran, sin embargo, lo que sucedió con Lara Croft no tuvo precedentes. La pizpireta arqueóloga británica no sólo ha elevado la categoría de su saga de videojuegos, sino que ha trascendido el mundillo, acaparado portadas de revistas de moda, llenado salas de cine, protagonizado anuncios de coches y aflorado en los sueños húmedos de más de un adolescente granudo. Pero todo esto no se debe sólo a su neumática delantera, su cinturita de avispa y sus largas y potentes ancas. El éxito de Lara, como no podía ser de otra forma, pertenece en gran medida a Tomb Raider (Core Design, 1996), a su revolución jugable y a su fantástico diseño de niveles.

Sigue leyendo

Anuncios

Pid

pid-intro

Introduzca aquí su pie de foto ingenioso a la par que acorde con la esencia del juego en cuestión

La línea que separa lo viejo y lo nuevo puede ser tan delgada como queramos que sea. Las mecánicas clásicas siguen ahí, y eso de pegar brincos de plataforma en plataforma aún sigue molando y sirviendo de caldo de cultivo después de tres décadas de repetir fórmula. Es un género que se presta a todo, cualquier modificación o añadido le aporta carácter y sus cruces con otros géneros forjan híbridos que marcan nuevas líneas a seguir. Siendo así, no es extraño que sigamos viendo cómo periódicamente nos asaltan más y más videojuegos de la misma índole, cada uno con su particularidad única o su refrito único de cosas más vistas que el tebeo. No importa, da la sensación de que hay hueco para todos, especialmente para los que han sido paridos por alguna de esas pequeñas desarrolladoras que nacen de rebote repletas de ilusión y de deudas con el banco. Precisamente, una de estas compañías, Might and Delight, y su primer vástago, Pid (acrónimo de Planet in Distress), ejemplifican a la perfección esta tendencia.

Sigue leyendo

Closure

closure-intro

Si no puedes verlo, no existe

Los juegos indie se están haciendo un hueco cada vez mayor en el cada vez más saturado mercado videojueguil. Es un hecho innegable. Y el mérito es suyo. Se les puede achacar que son generalmente muy cortos, que no profundizan demasiado o que se pierden en lo conceptual, y con mucha razón; pero no es menos cierto que del nicho indie han salido muchas de las ideas más originales de los últimos tiempos. He aquí una de ellas.

Sigue leyendo

Limbo

limbo-intro

Plataformas hitchcookiano

Aunque hace mucho que se inventó la televisión en color, el blanco y negro nunca ha desparecido del todo en las obras audiovisuales. En el cine, si bien quedó relegado a un plano marginal, sigue funcionando para ambientar y dar una cierta personalidad al film. Quizá los mayores exponentes sean La lista de Schindler y Ed Wood. En los videojuegos no logro recordar un precedente a lo que los chicos de Playdead (compañía independiente danesa) hicieron con su videojuego debut. Los únicos videojuegos que me vienen a la mente en blanco y negro son los de Game Boy (y bueno… también el Pong).

Sigue leyendo