Intuición, aprendizaje y confianza en el jugador

Intuition

Comenzar un videojuego que nos es desconocido, del que no tenemos ni pajolera idea, nos transporta a aquel ancestral momento en que tuvimos por primera vez un mando entre las manos. Navegamos por los menús, curioseando, trasteando, probando cosas harto improbables «¿desbloquearé una opción secreta si pulso todos los botones a la vez?», y arrancamos con la primera partida sin saber qué hacer todavía. Aún no hemos aprendido cómo jugar, y esa será la primera de nuestras tareas: responder a ese «¿qué hago?» inicial.

Sigue leyendo

Anuncios

La parodia jugable

parodia-introQue los seres humanos no somos un ejemplo a seguir es algo que muchos tenemos bastante claro desde que disponemos de conciencia. Somos viles, débiles y sumisos; se nos manipula con facilidad y es difícil sacarnos de nuestra cómoda poltrona para mover un dedo por cambiar el mundo. A nivel geopolítico el tema no mejora: culturas y civilizaciones enfrentadas durante siglos matándose continuamente en guerras que sólo los más cabestros son capaces de catalogar como justas. Es cierto que hay aspectos que atenúan o redimen levemente el lamentable balance general del paso del hombre por el planeta Tierra, y no me refiero al amor o la amistad (aunque son cosas que, oye, no están mal) sino al conocimiento, el arte, la cultura y la capacidad de inventar. A veces incluso estas creaciones son capaces de mirar directamente a los ojos del hombre y decirle a la cara lo miserable que es o burlarse de su ridiculez. Una vertiente crítica, paródica e incluso burlona que se ha dado en todas las ramas culturales desde tiempos inmemoriales y a la que se suma, quizá con un poco de retraso, el mundillo de los videojuegos.

Sigue leyendo