Deus Ex

deusex-intro

Libertad sobredimensionada

El mundo del futuro es un cruel agujero infecto y corrupto. Tantos escritores y autores de ciencia ficción no pueden estar equivocados. Aunque quizá es culpa de la propia literatura, es muy cierto que cuesta imaginarse un mundo donde el desarrollo tecnológico y biomecánico sea utilizado con fines exclusivamente benignos y humanitarios. Las mayores proezas del ser humano acaban siendo meras herramientas del mal que conducen a la humanidad a un periodo de oscurantismo e involución. Esta temática es tan recurrente y la tenemos grabada tan a fuego que cuesta trabajo confiar en los hombres y mujeres del mañana. Por suerte, existen excelsas obras de ficción como la que hoy tratamos que nos ponen sobre aviso al mismo tiempo que nos permiten vestir la piel de la persona que tendrá el futuro de la civilización en sus manos: el jugador.

deusex-01

Art by teknikal-vision

Deus Ex es un juego especial. En él se nos permite no sólo tomar decisiones en el ámbito narrativo, sino también elegir la manera de abordar las mecánicas jugables gracias a un portentoso diseño de niveles. Warren Spector (foto), el cual había trabajado en juegos de la talla del primer System Shock, llevaba años dándole vueltas a un proyecto de gran envergadura, al videojuego de sus sueños. Warren siempre se mostró convencido de que los mejores títulos son aquellos que ofrecen inmersión y experiencias inolvidables, quedando en un segundo plano los que se limitan a ofrecer acción o entretenimiento. Por eso, el peculiar creador puso especial hincapié tanto en la trama como en la forma de dotar de más protagonismo al usuario. Para realizar tamaña labor, en 1997 fichó por Ion Storm –fundada meses antes por su colega John Romero– disponiendo desde el primer momento de un equipo independiente a sus órdenes. En menos de tres años consiguieron dar forma a un complejo entramado argumental y, sobre todo, a unos extensísimos escenarios que permitían al jugador asumir comportamientos muy diferenciados. Fue publicado en PC durante el verano de 2000 (dos años más tarde en PS2), recibiendo fuertes aclamaciones por parte de los críticos y consiguiendo vender algo más de un millón de copias a lo largo de los años. A pesar de no haber envejecido del todo bien, especialmente en el aspecto técnico y visual, algunas publicaciones siguen mostrando actualmente una gran admiración por la obra, incluyéndola deusex-02en puestos muy altos en las tan manidas y subjetivas listas de los mejores videojuegos de la historia. Y es que Deus Ex no debería caer en el olvido por mucho que su secuela Invisible War no colmara las expectativas o que el más reciente Human Revolution (esta vez sin Spector) pudiera verse como una versión mejorada y vitaminada del original. No debería caer en el olvido porque es un gran videojuego.

La acción nos lleva a 2052, donde el desconcierto reina a sus anchas y una terrible pandemia asola a una población mundial mermada y asustada. La enfermedad, bautizada con el muy descriptivo nombre de “muerte gris”, mata lentamente y se contagia con suma facilidad. El único paliativo es una sustancia llamada “ambrosía”, sintetizada artificialmente pero de fabricación muy costosa, siendo prácticamente imposible el acceso a la misma debido a su escasez. Sin esperanza, el pueblo se agarra a las intervenciones de ciertos grupos armados que tratan de interceptar los cargamentos del tan anhelado medicamento así como destapar una trama de corrupción en las Naciones Unidas que, según ellos, ha promovido el caos imperante. Para combatir este nuevo tipo de terrorismo la propia ONU crea la UNATCO, una coalición militarizada de élite a la que pertenece nuestro varonil protagonista: J.C. Denton.

deusex-03J.C., al igual que su hermano Paul, no es un humano cualquiera. Los hermanos Denton son seres nanoaumentados con habilidades y capacidades más cercanas a las de un androide. Con los dispositivos pertinentes, que se irán encontrando a lo largo del juego, nuestro agente podrá volverse invisible, tener fuerza sobrehumana, visión nocturna, supervelocidad o recuperar la vitalidad rápidamente, entre otras muchas destrezas. Está claro que J.C. es especial, pero no sabremos cuánto hasta más adentrada la historia, cuando sus descubrimientos involucren nuevas ciudades, personajes y organizaciones. La trama es tan densa que pocas veces se permite caer en la simpleza y, además, se nutre de montones de textos que el jugador puede leer si tiene interés (en forma de periódicos o paneles de noticias) que no aportan nada al argumento, pero sí dibujan de una manera muy precisa y elaborada el entorno social, político, económico y hasta cultural de principios de los años 50 del siglo XXI. La forma en que esta información accesoria está añadida es brillante, pues es el propio jugador el que decide si quiere empaparse de la misma, mirarla por encima u obviarla completamente.

deusex-04Deus Ex utiliza la perspectiva y los mecanismos de los clásicos FPS para desarrollar una aventura híbrida, donde el sigilo, la acción y el rol se reparten protagonismo. De modo que si a alguien no le gusta ir diciendo por ahí que está jugando a un shooter, puede decir tranquilamente y sin faltar a la verdad que está jugando a un juego de rol, o a una aventura en primera persona, por poner algunos ejemplos. Y es que la principal característica de Deus Ex y la que lo define con mayor acierto es la capacidad de crear escenarios donde el jugador pueda desarrollar estrategias y procedimientos absolutamente opuestos. De esta forma, el jugador que lo desee puede abordar los niveles disparando a todo ser viviente como en un juego de tiros convencional, arrastrarse por los conductos de ventilación para llegar al objetivo sin ser visto, o bien piratear los sistemas de seguridad y generar desconcierto, por poner (de nuevo) algunos ejemplos. Esto sólo es posible gracias a los brillantísimos escenarios, grandes, complejos, llenos de recovecos y posibles caminos. El diseño de niveles es, desde mi punto de vista, la esencia de Deus Ex, porque gracias al mismo es posible desplegar un abanico de posibilidades nunca visto.

deusex-05

Un ataque terrorista acabó con la mutilación de… ¡Esa palanca me suena!

Precisamente el primer nivel del juego, ubicado en torno a la descabezada Estatua de la Libertad, es el mejor ejemplo posible de lo que Deus Ex es capaz de plantear a nivel jugable. Como siempre, se nos insta a cumplir un objetivo, que en este caso es atrapar al cabecilla del ataque terrorista que ha invadido la zona y ha robado ambrosía. Para ello, podemos ir por la parte trasera donde hay un montón de contenedores amontonados que nos permitirán acceder a la parte superior sin ser visto, o bien conseguir la llave de la puerta principal, buscar los códigos de las cámaras de seguridad, matar a todo terrorista que veamos (o sedarlo), etcétera. Podemos ir al grano o explorar todo el nivel. Cada etapa de la misión se puede realizar de muy diversas formas, y el juego premia la exploración y la interacción mediante puntos de habilidad, nuevos ítems o valiosa información. Es conveniente hablar con todo el mundo repetidas veces, pues de esta forma conseguiremos información y misiones secundarias, pero el diseño de Deus Ex tiende a la opcionalidad, siendo muy pocos los puntos de obligado cumplimiento. Libertad para desarrollar tanto tu estilo de juego como tu rol como personaje.

deusex-06Habíamos dicho que J.C. Denton es capaz de utilizar ciertos dispositivos (llamados aumentos) para generar nuevas habilidades sobrenaturales. Sin embargo, ésa no es la única manera de que nuestro protagonista evolucione. Los puntos de habilidad antes mencionados nos permiten mejorar nuestras habilidades más humanas y mundanas, como la capacidad nadadora, la pericia con distintos tipos de armas, la destreza pirateando sistemas o la maña con las ganzúas. El componente estadístico está implementado en cada uno de los no pocos elementos del juego. Elementos que no se introducen poco a poco, estando prácticamente todos presentes desde el primer momento. Por eso, al principio Deus Ex puede ser algo inaccesible y podemos vernos desbordados por las posibilidades y la envergadura de sus niveles, especialmente los más abiertos, como las calles de Hong Kong. Por suerte, sólo es cuestión de acostumbrarse.

deusex-07

Especializarse en armamento pesado no será muy útil, pero no veáis cómo mola

Por otra parte, tener un componente optativo tan fuerte significa que nada será imprescindible u obligatorio. Encontraremos armamento de muy diversa índole, objetos de utilidad discutible (¿para qué demonios quiero un paquete de tabaco?), herramientas y elementos curativos. Sería un error incorporar a nuestro inventario cualquier trasto que se cruce en nuestro camino, pues a los cinco minutos no tendremos espacio para más cosas. El jugador debe definir su estilo de juego: si vamos a atacar a distancia, ¿para qué vamos a coger el cuchillo? Elegir no es una opción sino una obligación, pues nunca podremos tenerlo todo ni maximizar todas las habilidades en una sola partida. Esto provoca que Deus Ex gane muchísimos enteros en partidas subsiguientes, donde ya estamos familiarizados con los escenarios y las alternativas jugables. Hay quien una vez concluida la aventura busca nuevos retos, como terminar el juego sin matar a nadie (algo perfectamente posible) o vaciar todo el inventario cada vez que cambiamos de zona, obligándonos a buscar suministros cada vez que se accede a una nueva área.

Deus Ex es un videojuego incuestionablemente largo. Nuestra primera partida, si somos muy meticulosos y queremos explorar hasta el último rincón, nos pude durar perfectamente alrededor de ¡50 horas! Aunque lo ideal, como ya hemos dicho, es no quedarse ahí y aprovechar las inmensas posibilidades rejugables del título, tanto en aspectos argumentales como en las mecánicas jugables. Además, dispondremos de tres modos de dificultad, que afectan sobre todo a la vitalidad propia y ajena, y un modo especial, llamado “realista”, en el que los disparos en la cabeza son mortales de necesidad para todos los personajes. Incluso en la dificultad más alta, el reto nunca es excesivo, pues siempre se puede encontrar una forma sencilla de pasar las zonas más duras. Por eso, Deus Ex no debe ser entendido como un juego de acción, pues es ahí donde puede decepcionar. El juego de Ion Storm busca otro tipo enfoque, más interactivo, más inolvidable.

deusex-08Por supuesto, Deus Ex cometió errores. Resultan muy poco creíbles las habilidades de pirata informático y derivador de sistemas electrónicos, pues con apenas unas pocas nociones (en forma de puntos de habilidad), nuestro personaje podrá colarse en casi cualquier sistema, ya sea de poca monta o el mismísimo ordenador del laboratorio más importante y caro del mundo. Del mismo modo, algunos escenarios se sienten sobredimensionados, abarcando una superficie inmensa y una cantidad de caminos y elementos que, salvo que uno se sienta con muchas ganas de explorar, pasarán absolutamente inadvertidos. Sin embargo, la objeción más importante gira en torno a la pobre IA enemiga, a años luz de la que Half-Life mostró unos meses antes. Es cierto que Deus Ex no enfatiza en los combates como sí lo hace el juego de Valve, pero eso no quita que los comportamientos enemigos sean, en ocasiones, hasta risibles.

deusex-09El manejo del protagonista es tan cómodo como convencional. El control con teclado y ratón de la versión de PC permite una buena precisión, aunque todo dependerá de si no tenemos un brazo herido y de la habilidad adquirida con el arma de turno. La variedad armamentística es muy buena, con más de una veintena de chismes destructivos de toca clase e índole. También contaremos con una interfaz que mostrará el armamento/utillaje asignado a los botones del 1 al 9, así como nuestro nivel de vitalidad (dividido en zonas corporales) y de energía. Otras ventajas son poder guardar la partida en cualquier punto y disponer de un buen menú de pausa, donde podremos consultar conversaciones, instrucciones, imágenes, organizar el inventario y optimizar las habilidades especiales. Y aunque en las primeras versiones no se incluyó, ediciones posteriores (como Deus Ex: Game of the Year Edition) contienen un modo multijugador que fue eclipsado por el éxito de Counter Strike. Como se puede ver, al juego se le escapan muy poquitos detalles.

deusex-10En cuanto a temas técnicos, por desgracia, Deus Ex quedó rápidamente desfasado. Utilizó el entonces moderno motor gráfico Unreal Engine 1, pero no se implementaron unas físicas a la categoría de la jugabilidad. Es muy habitual encontrarse cadáveres flotando en el aire o cuerpos desaparecidos atravesando una pared o un barril. También los movimientos se ven algo torpes y los personajes bajan y suben las escaleras a trompicones, de forma muy poco natural. Mención especial merecen las caras de los personajes que, a mi humilde parecer, son feas con ganas, especialmente cuando los vemos hablar en primerísimo plano.

deusex-11Detalles aparte, Deus Ex posee una fuerza estética fuera de toda duda, caracterizada por los entornos sombríos, los suburbios y los centros tecnológicamente avanzados. El colorido brilla por su ausencia y las texturas simulan con acierto entornos sucios y creíbles. En muchos momentos, el apartado artístico puede recordarnos ligeramente a las más reconocibles obras del cyberpunk cinematográfico, como Blade Runner o The Matrix. Los elementos clásicos de la ciencia ficción, como los cyborgs, los experimentos éticamente cuestionables y los laboratorios conviven con el entorno distópico perfectamente reflejado en las distintas partes del mundo. Por poner alguna pega, es posible que el juego repita demasiadas veces algún que otro tipo de localización interior, reforzando, en ocasiones, la sensación de deja vu. Del mismo modo, la mayoría de los enemigos muestran el mismo aspecto y comportamiento, con mínimas variaciones, con la salvedad de unos pocos enfrentamientos singulares. En cualquier caso, el balance visual de Deus Ex fue más que aceptable, aunque en la actualidad pueda echar para atrás a más de uno tras un vistazo superficial.

La banda sonora corrió a cargo de Alexander Brandon con puntuales colaboraciones de otros artistas. El principal cometido de todas las melodías es reforzar la atmósfera opresiva y decadente, propias del entorno social en el que está sometido el mundo. Con mucha presencia de sintetizadores y percusiones, pero con apariciones esporádicas de instrumentos más clásicos o incluso exóticos. En los más de treinta temas que componen la OST hay hueco para el blues, la música ambiental o el techno más noventero. Como ejemplo, podéis escuchar la melodía principal del juego, sin duda el tema más conocido. Una característica fundamental de la banda sonora, además de su indudable calidad, es que se adapta a la acción de un modo dinámico, sin cortes y sin desperdicio. También merece mención el completísimo y profesional doblaje –con la excepción de los forzados acentos extranjeros–, y aunque sólo están disponibles las voces en inglés, podremos tener, parche oficial mediante, los textos en perfecto castellano.

deusex-12No se puede decir que sea un juego que entra a la primera, pero Deus Ex esconde tras su extraña apariencia una jugabilidad que apenas tiene límites. Un juego de rol escondido tras el aspecto y las mecánicas de un FPS que para nada es convencional. Un título que no se dedica a imponer unas reglas sino a extender y disfrazar los límites jugables hasta casi hacerlos desaparecer. Mal entendido puede verse como un juego de tiros confuso y con una mala IA, pero el valor auténtico de la obra magna de Warren Spector se aprecia mediante la inmersión y la exploración, por medio de un diseño de niveles exquisito aunque en ocasiones sobredimensionado. Un juego capaz de absorber al jugador durante horas que pasarán como minutos entre acción, aventura, sigilo y giros argumentales. Deus Ex puede ser lo que tú quieras que sea.

Artículo publicado originalmente el 24/05/2013 en ¡Pepinillo Guerrero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s